Tres años después del cáncer

horquilla_web

Hoy hace tres años que mi amiga María me regaló está horquilla. Dicen que recordamos más las cosas malas, aunque para mí, que es al revés. Yo recuerdo perfectamente el día que me diagnosticaron, hace hoy justo 3 años, una fecha especial para que te diagnostiquen cáncer. Recuerdo también muy bien cómo a la salida del trabajo me vinieron a buscar Luis y mis amigas María y Marina. Recuerdo muy bien eso. Lo que hicimos, tomamos unas cervezas , Luis me regaló un peluche de C3PO y María al decirle que llevaba unas horquillas muy bonitas , se quitó una y me la dio. En ese momento me salió del alma lo que sería mi humor desde entonces, un poco negro, le dije “pero no voy a tener pelo”. Recuerdo muy bien todo eso, y de los meses siguientes, también me acuerdo de un montón de momentos así de especiales y siempre igual de acompañada. Creo que esa ha sido la clave para pensar que ese tiempo fue bonito, que siempre había gente conmigo.

3

2

1

Hoy tres años después , todo lo que he vivido, me hace ver mi vida de antes del cáncer como una si fuera otra persona que sentía las cosas muy diferentes a como las siento desde entonces. Me gusta más mi vida como es ahora, todo lo que ha pasado desde entonces me hace disfrutar más del día a día a pesar de mis tres acompañantes, el linfedema, el tamoxifeno y el miedo. Con ellos no veo las cosas preciosas, vivo un poco cuesta arriba, con mi brazo doloroso, la poca energía que me deja la pastillita y el miedo a que los verdaderos problemas vienen sin avisar. Pero creo que mientras me sienta igual de acompañada, mientras pueda una vez al mes ponerme a llorar porque no aguanto ya mi brazo y me consuelen; siempre que pueda quejarme de que estoy cansada y que entre semana prefiero no quedar porque sino no trabajo con la suficiente energía al dia siguiente, y nadie piense que soy una rancia sino que todo el mundo me entienda, seguiré bien. No puedo decir que seguiré muy bien porque esos tres acompañantes no me dejan. Pero sigo con un apoyo grandísimo y eso es fundamental.

Todo lo duro que he vivido por no haberlo vivido sola se ha convertido en mucho menos duro, incluso hoy las cosas mas importantes de esos días me causan risa. Me acuerdo de lo que le contesté a María cuando me regaló la horquilla; me acuerdo de cuando no aguantaba más que se me cayese el pelo en la cara y le pedí a mi madre que me rapase y no sabíamos usar la maquina y fue un poco desastroso porque me rapo a cachos; me acuerdo cuando me operaron que María me trajo al hospital la tarta más gocha que he visto nunca; me acuerdo de cuando me tome mi primera cerveza después de la químio y me hice una foto de mi ultima pestaña para enviarle a mis amigas, medio borracha porque llevaba más de seis meses sin una gota de alcohol. Y así puedo continuar durante paginas.

4

5

6

Me siento muy orgullosa de como lo que he vivido y de poder describirlo como una época bonita. Se que así es fácil decirlo, estoy curada, y la quimio la deje atrás. Pero hoy creo que he tenido la suerte de tener cáncer.

Anuncios

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s