Antes de empezar la quimio

No tengo ningún cariño a como empezó todo el proceso. A todo lo que pasó desde el 4 de febrero, ese mes y hasta que me asenté e hice de la quimio mi zona de confort.

El mes de febrero fue un mes muy difícil. Me tenia que hacer a lo que estaba pasando, a la idea de tener cáncer, a frenar mis proyectos, al cambio de vida, y a la vez madrugar para cada día ir al hospital para comenzar con todo esto que me había venido encima.

amanecer
El día antes de que me diagnosticarán firmé el contrato de mi nueva casa. Esta es la vista desde mi cuarto por la mañana bien prontito.

El primer día con mi oncólogo fue al día siguiente de que me diagnosticaran en la consulta con el cirujano, que fue quién me dijo cómo iba a ser mi tratamiento: neoadyuvante, primero quimio y después operación. La primera consulta con el oncólogo fue muy dura, salí con los ojos llorosos, porque él se tenía que centrar en explicarme qué me iba a pasar con la quimio. Teníamos que empezar rápido, y antes, había que guardar mis óvulos. Durante la quimio dejas de tener la regla, y luego puede volver y que seas fértil, o puede volver y aunque estéril o puede ser que no vuelva. Así que tenía que empezar un tratamiento hormonal para criogenizar mis ovocitos. Ahora me río y pienso en mis óvulos en postura Han Solo congelado. Dedicaré un post a explicar en qué consiste la preservación de la fertilidad y este tratamiento que tuve las primeras semanas de febrero.

Además de la congelación de los óvulos, me tenía que hacer una prueba de genética, un ecocardiograma, un TAC, una gammagrafia, colocarme un clip en el tumor, ir a la primera consulta con las enfermeras, quienes otra vez me explicaron detenidamente la quimio, colocarme un reservorio (dedicaré también un post a este maravilloso invento, y al resto de pruebas que en ese momento no sabía que eran)…  Así que yo descolocadísima, no quería hablar con nadie, todo me daba miedo, explotaba a llorar, me dolía el reservorio, los ovarios, las venas, mi pecho, porque el bulto que sobresalía empezó a crecer cada vez más y más…Solía decir que solo faltaba que me recetaran puñetazos y patadas.

Así que febrero fue un mes de madrugones para ir al hospital, y luego quedarme el resto del día en casa viendo pelis. Me acuerdo que sólo quería ver cosas felices, así que todo el día viendo pelis de aventuras de los 80 y Friends.

goonies y friends

Quiero terminar con algo un poco más positivo. A los días de ser diagnosticada un amigo que había pasado también por el cáncer muy joven, me dijo que era lo mejor que le había pasado. Entendí por qué lo decía, aunque en ese momento aún no lo compartía. Hoy ya habiendo dejado atrás esas pruebas, la quimio y recuperándome de la operación, sí que comparto lo que decía. No se si será lo mejor que me ha pasado, pero sí que estoy aprendiendo muchísimo, a saber cuales son los verdaderos problemas, a apreciar las pequeñas cosas, a darme cuenta de lo importantes que son todos los que me rodean y que en este tiempo nunca me han dejado sola… y muchas cosas que me quedan por aprender este año y que espero retener ya para siempre.

Anuncios

3 Comments

  1. Guauuu, Pao!! Cuánta enseñanza para todos. Tampoco sé si será “lo mejor”, pero apuesto a que será algo que “HA PASADO” y que te dejó toda esta reflexión, toda esta lección para todo lo bueno que venga en más. Te quiero mucho y te recuerdo siempre.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s